Seguridad Covid-19 para piscinas en 2020

Este verano será uno de los más atípicos que recordemos debido, como todos bien sabemos, a la alerta sanitaria producida por la pandemia mundial de la COVID-19. Además de todas las medidas de seguridad actuales que las instituciones no sindican seguir a rajatabla, existen diversas situaciones en las que toda ayuda por mantener la seguridad son bienvenidas.

En este post hablaremos sobre cómo adecuar una piscina, ya sea comunitaria o privada, para respetar el distanciamiento social.

 

Utilización de vallas para piscinas

Una de las principales medidas de seguridad en una piscina es la utilización de vallas. Estas vallas para piscinas son indispensables para multitud de medidas de seguridad:

  • Restringir acceso
  • Evitar que niños accedan a la piscina
  • Cortar el paso a pequeños animales que puedan ensuciar el agua
  • Entre otras

El uso de vallas piscinas es la primera de las medidas de seguridad que debemos adoptar en nuestra piscina.

Empresas como www.hipervallas.com son especialistas en la instalación de vallas en piscinas de forma segura y rápida.

Además, existe la opción de montar una valla desmontable para aquellos accesos que queramos restringir para no dar uso durante la pandemia actual.

Cualquier solución aportará un plus en la seguridad de los usuarios.

 

Sistema de autocontrol

Estos sistemas deberán ser utilizados con obligatoriedad por el titular de la piscina. Gracias a este autocontrol, el personal de mantenimiento y las autoridades (si lo necesitasen) podrán acceder a todos los trabajos de desinfección y limpieza llevados a cabo en la piscina.

Este sistema de autocontrol constará de: limpieza, tratamientos del agua utilizados, control de plagas, gestión de proveedores y servicios, etc.

Tomando buena nota de todas las acciones llevadas a cabo en nuestra piscina, lo pondremos mucho más fácil para detectar cualquier incidencia que pueda ocurrir.

 

Higiene personal

Y quizás, una de las normas más importantes están en nosotros mismos. Debemos cuidar a los demás, para que nos cuiden.

Si tienes síntomas como fiebre, falta de olor y/o sabor, náuseas o has tenido contacto directo con alguna persona portadora del virus, hay que ser responsable y quedarse en casa. De nada sirve llevar a cabo todas las medidas de seguridad posibles hasta la fecha si nosotros mismos no somos capaces de hacer un acto responsable sobre la salud del resto.

Además, aunque creas no estar infectado/a, recuerda los consejos básicos que llevamos a cabo desde el principio: higiene en manos constante, distanciamiento social, toser o estornudar sobre el codo, etc.

 

Con todo esto y respetando la distancia social, seguro que este veranos podremos disfrutar de ese chapuzón que todos nos merecemos.

 

Cuídate y…¡Al agua patos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *