¿Qué son las camas tipi para niños y por qué están de moda?

Las camas tipi para niños, es un tipo de cama en forma de cabaña india que se coloca a nivel del suelo como si de una cama tatami se tratase. Inspirada en el método Montessori, son ideales para los más pequeños de la casa porque fomenta su autonomía.

El diseño de la cama tipi difiere un poco de las camas tradicionales, aunque la gran mayoría de ellas conserva sus medidas (90x200cm). Sin embargo, las camas tipi aportan una serie de beneficios que ayudan al niño en su desarrollo.

Las camas tipi son perfectas para dar el salto de la cuna a la cama.

Están fabricadas en madera y disponen de todo tipo de accesorios con las que hacer crecer su funcionalidad: barreras, fundas, guirnaldas decorativas, cojines antivuelco y mucho más.

La estructura de este tipo de camas tan especial suele constar unos 150€, pero deberás sumar el coste del somier (90€) y elegir el mejor colchón para niños. Las barras son más económicas, e incluso, podrás hacerlas tú mismo si quieres ahorrar un poquito en el presupuesto.

El colchón, al estar no disponer de ventilación debajo del somier, deberás elegir uno acorde a las exigencias de la estructura de la cama. El lo único que debes tener en cuenta para que tu pequeño duerma libre de alérgenos y humedad.

Por otro lado, lo normal es comprar una cama tipi en color madera natural y después, personalizarla tú mismo pintándola con los colores deseados. Las pinturas de madera en tonos blancos, crema, verde mint o rosa palo quedan muy bien.

Principales ventajas de las camas tipi

Una de las principales ventajas de las camas tipi es la facilidad que dan a los más pequeños de subir/bajar de la cama sin peligro. Al estar situadas sobre el suelo, los niños no tendrán ningún problema en irse ellos solos a la cama cuando tienen sueño, una acción que favorece su autonomía y desarrollo.

La hora de la siesta también se convierte en algo más divertido, donde los pequeños lo ven como un juego y no como una obligación. Se vuelven más independientes y toman las riendas de su libertad.

Son más seguras. Con una cama tipi evitarás sustos cuando tu bebé pase de la cuna a la cama, un cambio que suele venir acompañados por golpes y caídas que provocan que el pequeño coja miedo a estar solo en su habitación.

Además, la estructura abierta de la cama da sensación de espacio abierto, eliminando el agobio que producen otras camas cerradas, como las camas nido o en dos alturas. El concepto tipi aporta mayor tranquilidad y fomenta el descanso adecuado del bebé.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *