Medidas de seguridad para piscinas hogareñas

Las piscinas públicas y las ubicadas en una comunidad de propietarios tienen su uso regulado por las comunidades autónomas, de ellas se habla mucho en la época estival, sin embargo, las piscinas situadas en viviendas unifamiliares están libres de control previo y los accidentes se incrementan cada verano. Cuando los integrantes son adultos, si bien hay que tomar precauciones, las probabilidades de accidentes disminuyen drásticamente que si tenemos niños pequeños y mascotas cerca de la piscina.

¿Qué debemos hacer para no correr riesgos en la piscina?

Los ahogamientos (la tasa mayor es entre niños de uno a cuatro años) son la tercera causa de muerte no intencionada y suponen el 7% del total de muertes producidas por traumatismos.

  • Lo primero es entender que los accidentes no se deben a la casualidad, sino a la causalidad.
  • Segundo, los accidentes en piscinas en su mayoría siempre son prevenibles.
  • La seguridad total de una medida o producto no existe, esto significa que una medida de seguridad no reemplaza a otra, sino que deben sumarse.
  • La supervisión permanente de los adultos es vital, la responsabilidad sobre la seguridad de un niño pequeño, no es del menor, será siempre de los adultos.

Accidentes más comunes en piscinas son:

  • Contusiones debidas a caídas y golpes de diversa consideración
  • hidrocuciones,
  • insolaciones y quemaduras solares
  • accidentes provocados por la práctica de juegos o actividades peligrosas tanto dentro como fuera del agua
  • accidentes producidos por exceso de atrevimiento o de incumplimiento de la normativa.

¿Qué medidas de seguridad debemos tomar?

Medidas a tener en cuenta en el exterior de la piscina

·         Vallados

Los niños pequeños y las mascotas son muy curiosos y además, en general, les gusta demasiado el agua, por lo que lo primero que debemos hacer es vallar la piscina.  La altura mínima debe ser de 1,20 metros y la distancia máxima entre las vallas sea de 10 cm. En esto casos debe ser prioridad la funcionalidad, es decir otorgar seguridad, pero esto no quiere decir que no haya opciones estéticas.

Están las vallas fijas de PVC que son las más clásicas

Si buscas otra opción, estan las vallas para piscinas desmontables y con visibilidad plena como por ejemplo las tipo Beethoven.

 

Si está pensando en un sistema eficaz y fiable de proteger la integridad de niños y mascotas a la hora de acceder a la zona de baño una valla para piscinas puede suponer la mejor opción. Nuestra recomendación es la empresa Hipervallas.

·        Cubrepiscinas

Siempre anclados a la piscina para que no se hunda o pueda salir volando por una fuerte racha de viento y se convierta en un riesgo añadido, además sirven para mantener el agua cristalina y en buenas condiciones y ahorrar en el uso de productos químicos.

Actualmente existen 2 tipos de cubrepiscinas:

  • Las lonas de verano se utilizan en sitios de calor excesivo para que no se evapore el agua fácilmente y se mantenga la temperatura.
  • Los cubrepiscinas de invierno permiten que el agua de la lluvia se filtre, para conservar así el nivel del agua de forma natural. Existen algunos modelos translúcidos, que dejan ver el estado del agua, por si por algún motivo se ensucia o se colase algún insecto. Son más resistentes que los de verano, más fuertes para aguantar la lluvia y las bajas temperaturas.

¿Qué otros sistemas de protección hay para complementar la seguridad de nuestra piscina?

Actualmente existen otros elementos que pueden utilizarse para dar seguridad en una piscina. Uno de ellos es instalar alarmas. Estas nos avisarán si alguien se cae al agua o si un pequeño traspasa el perímetro de la valla. Son, por tanto, un accesorio perfecto sin tenemos niños en casa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *