Manteles a todo color para tus fiestas infantiles

Si hay algo que destaca en una fiesta infantil es el color. Comprar cubiertos y accesorios alegres para decorar la celebración es una tarea que debes tener en cuenta en tu listado de preparativos.

Uno de esos artículos indispensables son los manteles.

Una alternativa a los de papel de usar y tirar, son los manteles antimanchas o resinados, fabricados en materiales más resistentes, impermeables y con diseños muy originales. Son manteles económicos, ideales para fiestas de cumpleaños donde hay muchos niños, pero que también puedes utilizar en otras ocasiones especiales.

Colección Agatha Ruiz de la Prada

Desde hace algunos años se han puesto de moda por ser los más prácticos en nuestro día a día. Existen una gran variedad de estampados o colores lisos, lo que hace posible que podamos combinarlo con el resto de elementos decorativos. Además, la resina ofrece una calidad asombrosa, hasta tal punto de parecer manteles reales de tela.

Recientemente, Agatha Ruiz de la Prada sacó una colección.

Desde mi punto de vista, los estampados tan característicos de esta diseñadora son los perfectos para fiestas infantiles o mesas dulces. Tanto si celebras un cumpleaños como una baby shower, bautizo o comunión, estos manteles darán un toque de color y estilo a tu fiesta.

Los manteles resinados de Agatha Ruiz de la Prada están disponibles con diferentes estampados, entre los que destacan los globos, flores, peces, cactus, corazones y figuras geométricas de mucho colorido.

 

¿Por qué merecen la pena?

Su precio, dependiendo del tamaño elegido, oscilan entre los 30-60 euros. Un precio bastante asequible si tienes en cuenta que duran toda la vida. Para su limpieza, tan sólo necesitarás pasar un trapo húmedo por la superficie, aunque no viene mal si decides lavarlo en la lavadora cada cierto tiempo. Podrás hacerlo sin problemas utilizando un programa corto con agua fría y detergente sin lejía.

Al ser antimanchas e impermeable, serán los manteles idóneos para proteger la mesa de golpes y rozaduras. Son ligeros, no se arrugan y, además, tienen cierta adherencia que los mantienen fijos a la tabla o cristal, una cualidad que se consigue gracias al material con los que están hechos.

Por otro lado, no dan sensación de ser manteles de plástico porque están fabricados con un 50% de algodón. Tampoco son el típico mantel de hule que acaban adquiriendo un color amarillento con el paso del tiempo.

Son únicos, de gran estilo y colorido. La mejor elección para fiestas infantiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *