¿Estas pensando hacer una reforma en invierno?

Cuando llega el calor, las reformas en el hogar se triplican motivados por las temperaturas suaves y los días más largos. Sin embargo, esto no significa que el invierno sea menos cómodo para realizar obras en la vivienda.

Muchos prefieren hacerlas en los meses de octubre y noviembre, evitando los meses de verano, no sólo porque pueden resultar más económicas, sino también con la idea de esquivar los esperados días de vacaciones.

Seguro que hay algunos arreglillos que te gustaría cambiar en tu casa, como tirar el tabique de la cocina, cerrar el tendedero, cambiar los radiadores del baño por un toallero, etc. y no te atreves porque has pensado que ahora puede ser mala época.

No lo pienses.

Aprovecha los meses del otoño para dar un giro a tu vivienda y conseguir el espacio que soñabas por un precio más bajo.

Las reformas más comunes

Durante los meses más fríos, es más fácil conseguir que materiales como el yeso o el barniz se asientan mejor. También son fechas ideales para tirar tabiques, reformar la cocina, quitar el gotelé o acuchillar el parqué.

Son reformas de interior que no se verán afectadas por las lluvias del otoño y en cuyo presupuesto podrás ahorrar contratándolo con meses de antelación.

La cocina y los baños son dos de las reformas más comunes.

En los últimos años, la tendencia de espacios abiertos ha provocado que muchos propietarios decidan tirar tabiques y abrir la cocina al salón mediante una isla central. Otra de las reformas más solicitadas puede ser cambiar los azulejos, así como apostar por un mobiliario más moderno y funcional.

En el baño, se persigue la búsqueda del espacio haciendo un cambio integral de su estructura, cambiando la bañera por plato de ducha a ras del suelo, colocando azulejos en tonos claros y mamparas de cristal transparente y lisos. Los muebles y el lavabo flotan, se prescinde del bidé y cobra protagonismo la luz natural a través de un estudio Led.

Las reformas de suelo y paredes también serán un acierto en invierno.

Poner tarima flotante, acuchillar el parqué, eliminar el gotelé, pintar o crear espacios sorprendentes con la ayuda del papel pintado, son propuestas decorativas que puedes planificar para los meses más fríos del año.

Cuando se trata de cerramientos de terrazas o tendederos, también encontrarás más ofertas disponibles y profesionales tras el verano.

 

En definitiva, muchas veces retrasamos proyectos que nos gustaría realizar porque pensamos que en invierno serán más tediosos, y ya hemos visto que no es así. La mejor opción siempre es consultar con los profesionales, ver opciones de precios y tomar la decisión más acertada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *