Consejos para hacer un buen uso de tu móvil y evitar reparaciones.

En este articulo recopilaremos, una serie de consejos para cuidar tu móvil y que te dure el mayor tiempo posible. Alarga la vida útil de tu móvil siguiendo estos pasos.

1.      Cuida tu batería

Uno de los aspectos cruciales para el cuidado de tu celular es la batería, aspecto fundamental, ya que si la batería falla el teléfono se vuelve casi inservible. Sino quieres gastar dinero de más utiliza sigue estas claves. Es muy importante que no sobrecargues tu smartphone, una mala costumbre que tienen muchos usuarios de celulares.

Resulta mucho mejor no cargarlas todo el tiempo al 100% o dejar que se descarguen por completo. Las cargas parciales son siempre la mejor opción. Es decir, es mejor cargar tu teléfono varias veces al día por periodos cortos que una sola vez, de la misma forma en que es mejor ejercitarse un poco todos los días, que una vez sola vez a la semana, aunque sea más intensamente.

2.      Usar una funda

Comprar una buena funda protectora, evitaremos que salga malparado de una caída fortuita. Es cierto que hay veces que nuestro móvil cae, no tiene funda y sale ileso, pero estamos jugando con las probabilidades y, sobre todo, con nuestra suerte. Basta con que el móvil tenga cristal en su parte trasera para que la suerte no esté tan de nuestro favor. Por ello recomendamos una funda de calidad y que posea resistencia. Es preferible gastar unos euros más en ella, antes que llevarlo de urgencia a un servicio técnico de móviles para realizarle una reparación por caída.

3.      Poseer cristal templado

En tu teléfono inteligente te vas a gastar mucho dinero, por tanto, protegerlo es fundamental. Evita que la pantalla se rompa con una caída o con un golpe involuntario que le demos a nuestro móvil, así como en situaciones en donde accidentalmente se nos resbala de las manos.

Pese a que muchas personas estén en contra de los vidrios templados, argumentando que estropea la experiencia del usuario, es una buena manera de proteger nuestro móvil y realmente no cuesta mucho dinero.

 

4.      Cuidado con las actualizaciones de software y aplicaciones

Una vez al año, tanto iOS como Android reciben una gran actualización que promete brindar novedades y mejoras a nuestros queridos dispositivos. No obstante, en gran medida se trata de una estrategia de marketing más que un beneficio concreto para nuestros teléfonos.

Estas nuevas funciones muchas veces tienen la intención subliminal de animar a la gente a que renueve el móvil. En la mayoría de casos, además, añaden más tareas en segundo plano al sistema operativo, implicando una mayor carga gráfica, mayor uso de los sensores y más procesos en paralelo. ¡Esto a veces es una bomba para los móviles más antiguos! Irremediablemente, comienzan a funcionar más lento. Esto no quiere decir que no sean necesarias, pero debes realizarlas conscientemente e informándote sobre el peso en mb y sobre como repercutirán en el rendimiento de tu móvil.

5.      Falta de limpieza de ram

Cuando no tenemos el móvil limpio y ordenado, es decir, cuando tenemos gran cantidad de archivos, aplicaciones que no usamos, descargas, páginas de internet abiertas, conversaciones guardadas nuestra RAM estará casi llena y afectará al funcionamiento de tu smartphone.

¡Hay que hacer limpieza! Puedes realizarla de forma manual a través del optimizador de rendimiento de tu móvil y también de automática a través de la instalación de apps específicas.

6.      Usa cargadores originales

Dicen que lo barato sale caro, y sí. Si pierdes el cargador de tu teléfono o en una emergencia te ves tentado a comprar uno de “dudosa procedencia”. ¡No lo hagas! Esa aparentemente inocente acción en verdad puede salirte totalmente contraproducente.

Entre otras cosas, los cargadores piratas están hechos con materiales de muy mala calidad que pueden poner en riesgo a tu smartphone y, en algunos casos, a ti, pues por lo regular utilizan un voltaje diferente al que tu teléfono necesita. Esto debido a que los cargadores piratas no toman en cuenta los requerimientos de seguridad.

7.      Evitar temperaturas elevadas

SI hablamos que no es conveniente sumergir tu smartphone al agua, rápidamente lo entenderías. Pero exponer tu móvil a altas temperaturas es un riesgo que generalmente no se tiene en cuenta.

Sea por consecuencia de los días de calor en verano o por un descuido doméstico en invierno, como dejarlo cerca del calefactor. Cuando la temperatura de un móvil sube demasiado existe el riesgo de que sufra daños internos y pierda datos o incluso vaya más lento.

En el peor de los casos, un golpe de calor puede hacer que la batería se deshaga, lo que puede ser peligroso para el propietario del teléfono. También se han dado casos extremos en los que el dispositivo se ha incendiado.

 

Con todo esto ya sabes, toma los recaudos necesarios para que tu móvil y tu cartera gocen de buena salud. De lo contrario, más temprano que tarde deberás recurrir a una tienda de reparación de móviles para que se hagan cargo de las averías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *