Reformar una vivienda para vender

¿Compensa reformar una vivienda para vender?

En España hay miles de viviendas antiguas que esperan ser vendidas. A pesar de estar estratégicamente bien situadas en el centro de las mejores ciudades y competir con las nuevas construcciones, nadie apuesta por ellas.

Se deterioran con el paso de los años y pierden valor. Son viviendas que piden a gritos una reforma para su venta. Pero, realmente, ¿compensa invertir en reformar una vivienda para después venderla?

Los expertos en el sector lo tienen claro, sí.

Se venden mucho más rápido y la inversión realizada durante su reforma, se supera con creces en poco tiempo. En muchos casos, un pequeño lavado de cara revaloriza la vivienda en un 30% más al valor inicial, llegándose a vender mucho más rápido. Y en este sector, tiempo es sinónimo de dinero.

Si además ofreces una reforma integral con mejoras significativas en acondicionamiento, electricidad o viabilidad, puedes obtener el doble de beneficio de lo esperado.

Nadie quiere pisos viejos para entrar a vivir.

En zonas como Alicante, donde el turismo también juega un papel importante a la hora de adquirir una segunda vivienda para las vacaciones, empresas como Mobil Servi nos cuentan que un lavado de cara es justo lo que el cliente desea ver, lo necesario para decidir comprar y entrar a vivir con todas las comodidades necesarias.

Un estudio demuestra que la decisión de compra de una vivienda se toma en los primeros 90 segundos, por lo que la imagen que ofrezca la casa es decisiva.

 

Niveles de reformas en viviendas de más de 30 años

 

Para reformar una vivienda para su venta, existen varios niveles de trabajos a realizar si ésta tiene más de 30 años.

En primer lugar, lo más básico y económico parte de revestir el suelo con tarima o modernizar el alicatado de baños y cocina. Nuevos muebles de cocina, electrodomésticos y sanitarios. Asegurarnos de que la electricidad es la adecuada y cambiar los radiadores en caso de ser necesarios. Pintar y adquirir muebles, lámparas y elementos decorativos nuevos. Ideal para alquilar o vender como semi-reformado.

En segundo lugar, se encuentra las reformas que además incluyen cambio de puertas y ventanas para mayor acondicionamiento. En este nivel, el piso o casa ofrecerá un cambio radical lo suficientemente atractivo como para alquilar o vender con la etiqueta de reformado. Su precio en el mercado se revaloriza lo suficiente como para cubrir la reforma y adquirir un beneficio extra.

Y, por último, las reformas integrales. En este nivel, se realiza un estudio de la vivienda con el fin de derribar muros y conseguir una estructura más moderna. Si hay gotelé, se elimina. Nueva instalación de electricidad, instalación de gas y caldera. Acondicionamiento de todas las habitaciones y espacios al aire libre. Cocina y baños nuevos, con electrodomésticos de última generación. Armarios y vestidores completos.

Algunas empresas incluyen servicio de “Llave en mano” donde, además, se encargan de amueblar y decorar la vivienda.

Su valor de salida al mercado dependerá del resultado final, así cómo de los materiales utilizados en la reforma. En este caso, lo más recomendable es tasar la vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *