Alfombras de verano, textiles orgánicos para tu hogar

¿Te gusta el confort de las alfombras pero odias el calor que meten en verano? ¿Sientes que tu hogar tiene más personalidad con alfombras decorativas?

Si la respuesta es sí, tengo la solución para ti.

Las alfombras de verano fabricadas con textiles orgánicos son la mejor opción si quieres optar a un hogar con gran estilo decorativo. Además, podrás seguir disfrutando de todas las ventajas de pisar sobre tejido.

Tanto si hay bebés o mascotas, como si dispones de lugares al aire libre, existen una gran selección de alfombras de fibras naturales con las que poner a punto tu hogar en los meses de más calor.

 

Tipos de fibras orgánicas para alfombras

Alfombras de coco, yute, sisal, bambú, algas marinas, lana, tencel, lino, etc. materiales 100% naturales, las más recomendadas para los meses de verano por su composición orgánica, cuya cualidad más representativa es que dejan transpirar el tejido.

 

Alfombras de coco.

Aunque las alfombras de fibra encajan muy bien en entornos rústicos, lo cierto es que son tendencia en todo tipo de espacios decorativos, incluso en aquellos donde predominan un diseño más vanguardista.

Las alfombras de coco son mis preferidas para exteriores, sobre todo en su versión más natural utilizado en ambientes ibicencos. Van muy bien en jardines donde predominan los muebles de madera o caña combinados con tejidos blancos de lino.

 

Alfombras de bambú.

El bambú es uno de los materiales mas utilizados para hacer muebles de exteriores para terrazas. En el caso de las alfombras, la marca española KP ha conseguido integrarlo para conseguir una alfombra antibacteriana, que no sólo repelen el polvo o la suciedad, sino que también regulan la humedad.

 

Alfombras de yute o sisal.

Este tipo de alfombras están en pleno auge por su aspecto realmente natural. A pesar de que podemos encontrarlas en colores llamativos, lo normal es que su color sea el natural de la fibra.

Este material tiene una larga duración y puedes utilizarlo en cualquier época del año. Además, las alfombras de yute o sisal se limpian fácilmente.

 

Alfombras de algodón, lana o lino.

Las alfombras de algodón, lana o lino tienen la ventaja que pueden lavarse fácilmente sin necesidad de utilizar productos especiales, es por ello, que es uno de los tipos de alfombras de verano más recomendadas.

Estas alfombras admiten todo tipo de estampados y colores, e incluso, suelen ser reversibles. Algunas incluyen colores llamativos, sobre todo las de lana de oveja con tendencia africana.

 

Alfombras de algas marinas.

Y por último, las alfombras de algas marinas, la última novedad en tejidos veraniegos. Este material orgánico absorbe el ruido e impide que el polvo penetre en el entrelazado, por eso es la idónea para alérgicos.

Las fibras naturales de algas marinas proporcionan un aspecto rústico al hogar que van muy bien en dormitorios.

 

 

Las alfombras de fibras orgánicas son más económicas.

Podrás elegir el color o estilo decorativo que mejor encaje en tu salón, dormitorio o terraza, aportando ese toque natural y frescura que estas buscando para los meses de verano.

¿Y tú? ¿Qué alfombra eliges?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *